Denunciados por fingir accidentes de tráfico para cobrar indemnizaciones por accidente

Las indemnizaciones por accidente, a pesar de que aquí en España no son precisamente justas, son muy suculentas. Tanto que en estos tiempos de crisis muchas personas fingen accidentes para cobrar indemnizaciones por accidente. Es lo que ha ocurrido a unos vecinos de Caranza, entre los que se encuentra una familia, siendo cinco personas en total las que han sido acusadas por dos aseguradoras por fingir pequeños accidentes de tráfico con la intención de cobrar indemnizaciones por accidente.

Han sido Caser y Pelayo las compañías de seguros que los han denunciado. Estas compañías han sugerido que el total de casos en el pueblo puede llegar a los 40. Por su parte, el abogado de los acusados opina que, en realidad, hay expedientes repetidos por lo que, incluso siendo cierto lo que afirman estas dos compañías aseguradoras, los casos no serían tanto como ellas sostienen.

El juicio, que se iba a celebrar ayer en el juzgado de lo Penal, fue suspendido al detectar la juez Jimena Couso varis errores en la instrucción. Para empezar, se estaba acusando a dos menores de edad, lo cual es contrario a la ley cuando se trata de la jurisdicción de adultos. Además, al ser los cargos que se le imputan a los acusados de estafa agravada, el juicio debería celebrarse en la Audiencia Provincial de A Coruña. Por esta razón, el caso ha sido devuelto al juzgado de instrucción.

Las compañías empezaron a sospechar tras un accidente ocurrido en el 2003, cuando un Opel Astra que salía de un aparcamiento chocó con un Renault Megane que circulaba con normalidad. El caso es que las lesiones que reclamaron los ocupantes no se correspondían con los leves daños sufridos con los vehículos, lo que llevó a las compañías  a investigar otros casos de indemnizaciones por accidente en los que los acusados o parte de ellos fueran los reclamantes. En el año 2000 descubrieron otras reclamaciones por parte de los acusados, también en el año 2001 y en los sucesivos.

Sea como fuere, si sufres un accidente de tráfico y este no es fingido, ponte en contacto con nosotros, te ayudaremos a cobrar las indemnizaciones por accidente

Indemnizaciones por accidentes y delitos dolosos

Las indemnizaciones por accidentes de tráficos causadas por delitos dolosos también han de ser pagadas por las aseguradoras. En esto se ha basado la Audiencia Provincial de Madrid a la hora de tratar como una víctima de accidente de tráfico a un peatón que fue atropellado por el vehículo de los delincuentes que le acababan de robar, justo cuando se daban a la fuga. El auto dictado por un juez de Leganés exoneraba a la aseguradora del vehículo, porque consideraba que el accidente no se había producido por un hecho de circulación, sino por un hecho doloso. Esta tesis era también mantenida por el Ministerio Fiscal.

Tal y como ha declarado la Audiencia Provincial de Madrid, la víctima tiene derecho a las indemnizaciones por accidentes que sean pertinentes. El recurso contra el auto del juez de Leganés fue interpuesto por Automovilistas Europeos Asociados (AEA). En  este caso el juez y el fiscal consideraban que dado que los hechos no eran de circulación, las lesiones de la víctima no tenían que ser indemnizadas por la aseguradora.

Sin embargo, la Audiencia Provincial de Madrid se acoge a la jurisprudencia existente. En este caso echan mano del Pleno no jurisdiccional de 14 de diciembre de 1994, según el cual “hechos de la circulación no implica distinguir entre accidente, doloso, culposo o fortuito, por lo que el dolo del asegurado no debe exonerar de responsabilidad a la entidad aseguradora”, es decir, que al no implicar tal distinción la exclusión de la víctima como víctima de accidente de tráfico no estaba justificada. Por tanto, las indemnizaciones por accidentes de tráfico causadas por delitos dolosos son tales y, por ello, han de ser pagadas por las aseguradores, tal y como dice la jurisprudencia existente.

Si estás en la situación de tener que solicitar indemnizaciones por accidentes de tráfico, ponte en contacto con nosotros. Somos abogados especialistas en este asunto y será un placer hacernos cargo de tu caso y ayudarte en todo lo que esté en nuestra mano.

Indemnizaciones por accidente de 210.000 €

Las indemnizaciones por accidente que podría tener que pagar un conductor serían de más de 210.000 €. Este conductor se enfrenta, además de al pago de tales indemnizaciones por accidente, a la retirada del carné de conducir por un periodo de seis años y a una pena de prisión de tres años. Esta es la condena solicitada por la Fiscalía del Principado de Asturias. En el accidente fallecieron dos mujeres: M. A. C. P., la conductora de 71 años de edad y A. M. G. V., la copiloto de 86 años. El accidente se produjo sobre las cinco de la tarde del 19 de junio de 2010.

El presunto responsable del siniestro, S. A. A., iba en su coche en dirección a Llanes, por la AS-263. Según señala la Fiscalía, intentó una maniobra de adelantamiento, al la altura de la travesía de Quintana. Se trataba de un tramo de doble circulación, con buena visibilidad, recto y en el que había que circular a no más de 40 kilómetros por hora. Sin embargo, S. A. A., el acusado, circulaba a una velocidad superior a la permitida cuando inició el mencionado adelantamiento. Esto provocó que no viera que otro vehículo realizaba un giro a la izquierda, lo cual podía hacer puesto que estaba señalizado correctamente. Así, el acusado colisionó con este segundo vehículo, en el que viajaban las fallecidas.

Además de las dos mujeres fallecidas que provocó el siniestro, se cuentan daños en el vehículo, cuyo valor aún no ha sido cuantificado, más el destrozo de una farola, cuyo propietario es el Ayuntamiento de Llanes, valorada en 634,10 €. De este modo, el monto total de las indemnizaciones por accidente asciende a más de 213.000 €, destinados en su mayoría a satisfacer las indemnizaciones por accidente que corresponden a las familias de ambas fallecidas. 634, 10 €, irían para pagar los daños ocasionados al Ayuntamiento de Llanes, asaber, el destrozo de la mencionada farola y 627 € se destinarían a pagar al Sespa los gastos asistenciales generados.

Renuncian a los intereses de demora para cobrar sus indemnizaciones

Las indemnizaciones para los afectados de un accidente de autobús en el que viajaban 38 seguidores del Recreativo de Huelva serán cobradas por sus beneficiarios a condición de que renuncien a los intereses de demora. El accidente se produjo hace casi seis años (el día 20 de diciembre de 2006, concretamente). En él fallecieron cinco personas, una de ellas tras pasar por la UCI y las otras cuatro en el siniestro. Además de los fallecidos, se saldó con 34 heridos.

El accidente se produjo en la A-49, en el cruce de Hinojosa-Chucena, al chocar el autobús en el que viajaban los hinchas del Recreativo de Huelva con un camión. Fue un accidente que conmocionó la Liga de Fútbol Profesional, de tal manera que en los partidos que se disputaron aquella noche se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas, además de lucir todos los equipos el brazalete negro, símbolo de luto.

Ahora, tras seis años del siniestro, las víctimas y los familiares de los fallecidos se encuentran con que para poder cobrar las indemnizaciones por el accidente, tendrán que renunciar a los intereses de demora generados. Así lo ha afirmado una de estas víctimas, Francisco Cruz, quien se basa en el hecho de que algunas de las víctimas que han cobrado la indemnización han tenido que renunciar a los intereses de demora para ello.

Tal y como ha explicado Francisco Cruz, las víctimas que han cobrado solo han accedido a una parte de las indemnizaciones. Concretamente, han cobrado la parte correspondiente a la compañía que aseguraba al autobús, Allianz. La parte correspondiente a la aseguradora del camión, Mercurio, se retrasa, entre otras cosas porque esta aseguradora quebró, por lo que el pago de la parte de las indemnizaciones que le corresponde a esta corresponde al Consorcio de Compensación de Seguros.

Francisco Cruz ha señalado además que los intereses de demora de las indemnizaciones corresponden a “la mitad de las cantidades”.

En este caso la aseguradora del autobús está condicionando el pago de las indemnizaciones a la renuncia de los intereses de demora, valiéndose de la coyuntura económica, la cual hace que las víctimas cobren una parte de lo que por derecho les pertenece. De las palabas de Francisco Cruz se desprende que esta compañía es Allianz.

Accidente de tráfico y su indemnización: una relación desproporcionada

Un accidente de tráfico y la indemnización que se puede percibir por haber sido víctima del mismo guardan una relación desproporcionada. En efecto, siempre ocurrirá que la indemnización que se perciba por el accidente de tráfico será pequeña. Esto no se debe a que las víctimas sean personas exigentes que piensen que deberían recibir más dinero porque sí, sino más bien al hecho de que los perjuicios causados por un accidente de tráfico superan con creces a las cuantías de las indemnizaciones y los superan desde todas las perspectivas desde las que se observe, pero sobre todo desde el punto de vista económico, es decir, desde el punto de vista de los costes que tienen para la víctima las lesiones causadas por un accidente y de la cuantía de la indemnización, que rara vez cubre esos costes.

El accidente de tráfico y la indemnización que se recibe por ser víctima del mismo dan mucho de que hablar, precisamente por esta relación desproporcionada que existe entre los dos elementos. De hecho son ya muchas las voces que se han pronunciado para cambiar los términos de la relación, de tal manera que las indemnizaciones sean más realistas. La clave está en una reforma de la legislación al respecto, concretamente de las famosas tablas del Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre. Ya en el año 2008 la Unión Europea instó al Gobierno de España a que modificara la ley, para aumentar en un 200 % las cuantías de las indemnizaciones por accidentes de tráfico, las cuales estaban entre las más bajas de los países europeos. Desde entonces aún no se ha tocado la ley.

Ahora, son las asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico las que piden que se modifique esta ley. Lo que se quiere mejorar, además de igualar las cuantías de las indemnizaciones con las que se reciben en Europa, es el hecho de que la actual ley favorece a las aseguradoras, en el sentido de que en la elaboración de la normativa no participaron las asociaciones de víctimas, en representación de estas, pero sí las compañías aseguradoras.

Si ha sufrido un siniestro en el trabajo, búsquese unos abogados de accidentes laborales

Los abogados de accidentes laborales pueden ser muy útiles, sobre todo si se ha sufrido un accidente en el trabajo o en el trayecto de casa al trabajo o del trabajo a casa. Y es que, si ha sufrido un accidente laboral, entonces tendrá derecho a una indemnización. Es por ellos que los abogados de accidentes laborales son útiles en este contexto. En efecto, las indemnizaciones aunque se tenga derecho a ellas, no suelen darse de forma fácil y rápida. Antes bien, el accidentado tendrá que pasar en muchas ocasiones por un proceso judicial que, en muchas ocasiones es largo y lento.

En esta situación puede encontrarse J. C. R., de 33 años de edad, quien el día 10 de octubre sufrió un accidente en Mondariz (Pontevedra). El accidente se produjo cuando volcó una carretilla que pilló debajo al hombre. Ahora, mientras que se recupera en el hospital de Concheiro, donde fue trasladado por una ambulancia del servicio de emergencias, no pensará en indemnizaciones, sin embargo pronto tendrá que ponerse a ello, sea a través de su sindicato, a través de un abogado laboralista o mediante los servicios de unos abogados de accidentes laborales.

Según las circunstancias en las que se haya producido el siniestro y según la empresa para la que trabajara el accidentado, así será de largo el proceso. Lo deseable sería que todo fuera fácil y rápido, sin embargo nada indica que se vaya a cumplir lo deseable, de modo que lo más probable es que J. C. R. tenga que pasar ahora por el calvario judicial para beneficiarse de lo que por derecho le corresponde, a saber, una indemnización por accidente laboral.

Sea como fuere, si tiene derecho a ella, entonces lo más seguro es que la reciba, a pesar de que tenga que pasar por el lento y largo proceso judicial. Merece la pena hacerlo, para hacer valer nuestros derechos.

Si ha sufrido un accidente laboral y se encuentra en la misma situación que J. C. R., entonces póngase en contacto con nosotros, somos abogados de accidentes laborales expertos que nos haremos cargo de su caso desde el primer momento.

Una viuda recibirá una indemnización por fallecimiento de 60.000 €

La indemnización por fallecimiento que recibirá la viuda de un trabajador que falleció a causa de un accidente laboral será de 60.000 €. Los padres del fallecido, por su parte, recibirán una indemnización por fallecimiento de 30.000 €. Los acusados deberán de pagar, además de estas indemnizaciones, una multa de 1.080 €. Asimismo han sido condenados a sendas penas de un año y medio de prisión. Dado que ambos acusados han reconocido los hechos, el juicio que estaba previsto para el pasado 20 de septiembre no se celebró.

Los hechos que llevaron a la muerte de la víctima, por la que su viuda y sus padres han recibido una indemnización por fallecimiento, se remontan al 3 de agosto del año 2006. El fallecido, que entonces tenía 25 años de edad, trabajaba en la construcción de un edificio en Colombres (Rivadedeva), realizando una soldadura eléctrica sobre un pilar, el cual tenía la función de sostener la estructura metálica que formaba la segunda planta del edificio. Mientras trabajaba con normalidad recibió una descarga eléctrica que le causó la muerte, al colocar la varilla en la pinza.

El carro de soldadura utilizado para la realización de esta tarea, contaba con una parte delantera que tenía dos conexiones. El cable de masa era la conexión izquierda y llegaba a una pletina cuadrada. Para lograr la masa se había hecho una auténtica chapuza. En efecto, se había colocado una platina con uno de sus extremos oxidados, de tal modo que no tapaba completamente todos los hilos del cable, lo que hacía que algunos de ellos quedaran al descubierto. Este hecho sumado a que la labor se estaba realizando en condiciones climatológicas adversas y a que la soldadura se debía realizar en el exterior del edificio, llevó a que se mojaran los cables.

A todo ello se le sumó, además, el que el trabajador no llevaba los guantes aislantes adecuados y, los que utilizaba estaban muy deteriorados. Por su parte, por si todo esto fuera poco, la maquinaria utilizada era muy antigua, careciendo tanto de una hoja de características técnicas y del correspondiente certificado de conformidad.

Los responsables y condenados eran en este caso el abogado de la empresa que, como representante legal, estaba al tanto de las irregularidades en el ámbito de la seguridad en el trabajo. El otro responsable ha sido el director de la ejecución de la obra y coordinador de seguridad y salud.

Las cuantías de indemnización por fallecimiento, 60.000 € para la viuda y 30.000 para los padres de la víctima, tendrán que ser sufragadas por las aseguradoras, así como por la empresa promotora de la obra y las subcontratas encargadas de los trabajos de soldadura y de estructuras.

Indemnización por esguince cervical: sus rasgos propios

La indemnización por esguince cervical es la que más comúnmente tienen que pagar las aseguradoras. Esto se debe a que el esguince cervical es la lesión más común en un accidente de tráfico. Como tal, aunque sea trivial, se puede decir que la mayoría de los afectados por un accidente de tráfico que hayan sufrido algún tipo de lesión, habrán sufrido un esguince o latigazo cervical. Estos, al sufrir lesiones pueden estar en la situación de reclamar una indemnización por lesiones. En este caso reclamarán una indemnización por esguince cervical. Dicho esto, cae por su propio peso el que hagamos un recuento de los rasgos propios de este tipo de indemnización.

En primer lugar, hay que distinguir la lesión de la indemnización por dicha lesión. En efecto, no es lo mismo. Una vez queda esto claro, pasamos  a enumerar los rasgos propios de la indemnización por esguince cervical.

 

1. Cuantía: la indemnización por esguince cervical ronda los 3000-6000 euros. Esta cuantía depende de la intensidad de la lesión, así como del tiempo que esta tarda en curarse, el cual variará en función de las características fisionómicas de cada paciente.

 

2. La indemnización por esguince cervical varía en función de que queden o no secuelas permanentes, lo que se produce en el 10 % de los casos en los que se padece esta lesión.

 

3. Debido a que los síntomas de la lesión pueden aparecer tardíamente, se corre el riesgo de no reclamar la indemnización por esguince cervical dentro de los plazos establecidos. Igualmente, dará a la aseguradora la posibilidad de achacar el esguince cervical a una causa distinta del accidente de tráfico.

 

Estas son los rasgos de la indemnización por esguince cervical.

Si ha sufrido un accidente de tráfico y cree que sufre esta lesión u otra, póngase en contacto con nosotros. No solo ofrecemos asesoría jurídica y representación legal, también contamos con peritos médicos de todas las especialidades.

El abogado de accidentes y las aseguradoras: una relación maltrecha

Un abogado de accidentes no lo tiene fácil a la hora de llegar a un acuerdo con los abogados de las aseguradoras. De ahí que haya que pasar por todo el calvario de los juicios y los recursos, lo que alarga considerablemente todo el proceso para resarcir a las víctimas de los accidentes o a sus familiares, en caso de fallecimiento. Así ha ocurrido recientemente con un accidente ocurrido el 11 de febrero del año 2011.

El responsable de tal accidente, de 44 años de edad, ha llegado a un acuerdo con la acusación, que le va a llevar a pagar una multa de 720 €, más las minutas de los abogados de la acusación, más cuatro años de pérdida del carné de conducir. Sin embargo, a la hora de cuantificar las indemnizaciones para las víctimas del accidente, el abogado de accidentes de las víctimas no ha llegado a ningún acuerdo con el abogado de la aseguradora del conductor, Mapfre.

La aseguradora, con toda seguridad, hará todo lo posible por reducir la cuantía de tales indemnizaciones, sin embargo, bajo nuestro punto de vista, todo lo que va a conseguir es alargar todo el proceso, alargando a su vez el sufrimiento de las víctimas. Vale la pena decir aquí que entre ellas se encuentra una mujer embarazada que sufrió un aborto, el cual, según su ginecóloga, podría haberse producido a consecuencia del accidente.

En cualquier caso, si en el ámbito de las negociaciones el abogado de accidentes no ha tenido éxito, sin duda lo tendrá en el juicio por la vía civil, pues las pruebas van en contra del culpable, así como de la aseguradora. En efecto, de entrada existe una sentencia por lo penal que condena al responsable, como ya se ha dicho. Por otra parte existen 13 testigos, cuyos testimonios ya han sido suficientes para condenar al responsable por la vía penal. La dificultad está en el posible aborto y en el “podría” utilizado por la ginecóloga. Es este “podría” el que más vueltas dará en el próximo juicio.

En cualquier caso, si se encuentra en un caso similar, no dude en contactar con nosotros. Le asignaremos un abogado de accidentes que se hará cargo de su caso desde el primer momento.

Un abogado de accidente está atado de pies y manos

Un abogado de accidente está atado de pies y manos, por lo que respecta a la cuantía de las indemnizaciones. En efecto, España está a la cola respecto del resto de los países de la Unión Europea en este asunto. De hecho, en el año 2008 nuestro Gobierno fue instado por parte de la Unión Europea a aumentar las cuantías en concepto de indemnizaciones por accidente en un 200 %, lo cual sirve para hacerse una imagen de cuál es la situación. Lo cierto es que en 2008 no se hizo nada, ni al año siguiente, ni al otro y así llegamos al día, en el que la situación sigue igual. Los sucesivos gobiernos se empeñan en imitar a la Unión Europea en una infinidad de cosas, pero no en esta.

Cuando decimos que un abogado de accidente está atado de pies y manos en lo que a la cuantía de las indemnizaciones se refiere, queremos decir precisamente eso. Un abogado de accidente puede luchar por su indemnización, puede luchar para que su indemnización sea la máxima, conforme a Derecho, pero no puede ir más allá de los límites de la Ley. Y es precisamente la Ley la que ata al abogado de accidente, la que pone los límites a su labor.

El abogado de accidente podrá enfrentarse a los abogados de la aseguradora de turno, podrá ganar el caso, pero una vez ganado la indemnización a percibir por su cliente ya viene determinada por las famosas tablas del Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, que se van actualizando cada año en función del IPC. Y es que el abogado de accidente tiene el problema de que no se enfrenta a una parte neutral, respecto a la Ley. En efecto, ocurre aquí que las aseguradoras son también las legisladoras o, lo que es lo mismo, que el Decreto Legislativo mencionado se planeó con la colaboración de las aseguradoras, lo que hace que las cuantías de las indemnizaciones sean tan bajas.

En cualquier caso, siempre se puede conseguir una indemnización, si bien esta no suplirá el daño causado a la parte afectada. De modo que si necesita un abogado de accidente no tiene más que contactar con nosotros. Será un placer atender sus consultas.